El Tercer Sector de Acción Social (TSAS) en España se encuentra en un momento de inflexión: disminuyen drásticamente los recursos pero aumenta la demanda, -pues cumple un papel fundamental en el desarrollo social-. «Es fundamental la colaboración público-privada».
Tras haber publicado el Anuario del Tercer Sector de Acción Social 2010 y dos años de trabajo, la Fundación Luis Vives, con la colaboración de EDIS y el apoyo de la Obra Social de Caja Madrid y del Fondo Social Europeo, presenta un nuevo Anuario del Tercer Sector de Acción Social 2012, una investigación cuantitativa, que muestra los retos y dificultades por los que está pasando el sector. El Anuario sobre el Tercer Sector Social en España, según las entidades que lo promueven, pretende ofrecer un análisis de carácter periódico y una perspectiva longitudinal del campo de las Organizaciones No Lucrativas (ONL) de Acción Social españolas. El objetivo de la Fundación Luis Vives y la Obra Social de Caja Madrid al promover este estudio es, por tanto, aportar información de interés, actualizada, veraz y de carácter independiente sobre la Acción Social en nuestro país.
Algunos datos de interés:
• En 2010 el TSAS empleó unos 17.021,2 millones de euros para la realización de sus actividades.
• El TSAS supone el 3.5% de todo el mercado de trabajo nacional.
• La acción social en España está en manos de mujeres: el 72,2% de los contratos.
• El 54,9% de las entidades ofrecen atención directa a la ciudadanía.
El Tercer Sector de Acción Social en España (TSAS) está compuesto por unas 30.000 organizaciones que desempeñan un papel fundamental en el desarrollo social y en la promoción de los derechos y la igualdad de las personas. “Se trata de un sector muy enraizado que en 2010 contaba con 950 organizaciones más que en 2008. Una por cada 1.600 habitantes”, según ha explicado D. Manuel Pérez Yruela, del Instituto de Estudios Sociales Avanzados del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y Director del Foro de Expertos del Anuario, quien también ha apuntado que el sector debe “mejorar su gestión y su proyección social”.

El aumento del voluntariado y la presencia femenina, rasgos distintivos del sector
De 2008 a 2010 el número de gente que trabaja en el Tercer Sector ha aumentado en 106.932 personas, lo que supone un 3,5% total del mercado de trabajo (en 2008 representaba un 2,7%). El perfil de las personas contratadas en el sector se caracteriza además por un alto nivel de estudios, cerca de dos tercios tienen estudios universitarios. La presencia de personas voluntarias también determina al Tercer Sector de Acción Social, habiendo en 2010 aproximadamente 1.075.414 personas voluntarias. El voluntariado es predominantemente femenino (64,4%) y joven (el 76,9% menor de 35 años).

Retos y oportunidades
El alto grado de dependencia económica del TSAS del sector público sigue siendo el rasgo que más preocupa a este sector, pues más del 92% de entidades recurren a la financiación pública. La adaptación del sector al nuevo contexto, su autonomía financiera y su dependencia económica forman parte de los principales retos a los que se enfrenta el sector en la actualidad. “La generosidad social no es suficiente para garantizar la supervivencia del sector. Los españoles son muy generosos en momentos puntuales, pero esto no sirve para lograr un sector sostenible”, ha apuntado Pérez Yruela. D. Javier Giménez, Director de la publicación y representante de EDIS (Equipo de Investigación Sociológica), además de la financiación, ha señalado otros retos para las ONL: “lograr un discurso único; generar complicidad social y ser precursor del diálogo civil entre actores; ser capaz de medir el valor social que aporta a la vez que diseña un mapa del propio sector y conseguir poner en valor lo que le hace diferente como el ser no lucrativo o tener profesionales muy preparados y motivados.”